Translate

15/3/16

“Alacrán o la ceremonia” un exquisito unipersonal de José Antonio Lucía


“Alacrán o la ceremonia”
Cuando la fábula emborracha más que el vino


Por Roberto Famá Hernández
Miembro de AINCRIT (Asoc. Arg. de Invest. y Crítica Teatral)

Alacrán parece salido del barrio “La Chanca” o “El Puche” en Almería o del “Cartuja” al norte de Granada, o de cualquiera de los barrios pobres que existen en Andalucía, con fama de ser reductos de marginales, delincuentes, chulos, gentes de mal vivir…  Actúa desafiante y habla  con cierta gracia, viste con elegancia y nunca pierde el humor. Este crápula es en definitiva un sobreviviente de la realidad: “Vivo mi realidad como yo quiero; me la invento”

Alacrán poco a poco nos va metiendo en su historia, nos muestra sus cicatrices, pero con estos tipos nunca se sabe que es verdad y que es mentira. “La fábula emborracha más que el vino” nos dice.
Alacrán no entierra su pasado, lo tiene presente, como un fantasma que lo habita, revive una y mil veces aquel triángulo amoroso entre el Paquito, La Cangrejo y Alacrán.  A La Cangrejo la evoca noche a noche en una extraña ceremonia que nos instala en la tragicomedia negra, divertida y absurda que es su vida.

“Alacrán o la Ceremonia” es un exquisito unipersonal cuyos textos e interpretación le pertenecen al actor español José Antonio Lucia con dirección y dramaturgia de Román Podolsky, del que sabemos entre otros aportes a nuestro teatro, sobre sus trabajos de “Dramaturgia del actor” donde los roles de actuación y escritura se transitan de manera continua y aquí, la conjunción de texto, actor y director no deja un hilo suelto, todo está hecho con absoluta precisión y a su vez fluye una libertad interpretativa a la que José Antonio Lucía le da el mejor vuelo; saca a relucir a toda una serie de personajes como Paquito, Verita o Lambó y en cada uno es un protagonista en carne viva.
Luego de la función hablamos brevemente con José Antonio Lucia y esto nos dijo:

José Antonio, ¿Cómo nacen estos textos?¿ de qué idea o necesidad?

Nacen de la acumulación de experiencias de mi tierra y de la necesidad de contarlo, de cómo a mí, los personajes que están en la calle me trascienden de una manera y se transforman luego de una observación más objetiva, luego de la mera observación, en otra cosa y acaban siendo teatrales y entonces la necesidad de contarlos.

Sí, sobre esto de que estos textos terminan siendo teatrales, es importantísimo, porque sabemos que la base del teatro es la acción, es el verbo, no el relato, pero vos al relato lo convertís en acción.

Claro, pero precisamente, para poder enfrentarse de una manera más cómoda al tema de narrar, de poder contar, lo que pasa por mi vista y lo que yo percibo, tiene que haber acción, porque el teatro es verbo como dices y entonces pasaba por interpretar y moverlos de alguna manera, de incluirlos haciendo que estén vivos y era uno de los principales retos también, porque no deja de haber un actor solo sobre el escenario apoyado por la cercanía de un texto  que me atraviesa y que a mí me hace un efecto como catártico

El mundo flamenco es en esencia profundamente trágico, ¿no?

Sí, yo creo que siempre. Mira, hay un cantaor flamenco que ha fallecido hace poco Manuel Agujetas que decía: “el que no lo ha pasado mal, no puede cantar flamenco”  Entonces ese sentir nómade que tienen los flamencos, los gitanos de Andalucía, de Extremadura o de otras partes del mundo, es ese sentirse siempre “a la fuga” eso hace que su manera de contar su historia, su manera de vivir, su deambular cotidiano sea a través del arte porque si no trasciende, se quedaría en la más pura tragedia y es una contradicción, pero es una manera hermosa en lo que se convierte ese sufrimiento.

Y es un mundo endógeno, ¿no?

Sí, los gitanos tienen una cultura muy fuerte de muchos siglos y es una cultura que a los payos, a los que no somos gitanos, no es muy difícil entrar en eso. Yo creo que de alguna manera es un mecanismo de defensa frente a otra parte de la sociedad que fagocita todo y ellos lo defienden a capa y espada y lo disfrutan; son muy celosos de su arte.

¿Y cómo ves la reacción de nuestro público ante ese mundo que no conoce?

Me han tratado siempre muy bien aquí, esa es la verdad y Alacrán gusta, no puedo explicar porque motivo, pero Alacrán tiene cierto magnetismo con el público porteño que hace que todas las devoluciones sean hermosas y es una satisfacción enorme, a mí me encanta hacerlo y porque yo quiero que la gente conozca reminiscencias de la cultura del flamenco y la cultura gitana que me parece muy rica.


Recomiendo muy fervientemente que no dejen pasar esta oportunidad de disfrutar de una teatralidad plena, donde humor y pintura social se encuentran para disfrute del público. La cita es en Timbre4 Boedo 640 (CABA) Domingos 21.30 hs.




Ficha técnica artística
Idea: Jose Antonio Lucia
Dramaturgia: Jose Antonio Lucia
Texto: Jose Antonio Lucia
Actúan: Jose Antonio Lucia
Prensa: Marisol Cambre
Producción: Murática Teatro, Sandra Commisso
Dirección: Román Podolsky



1 comentario:

  1. Interesante, pero no dice días días, hasta que fecha estará la obra y el valor de la entrada.-

    ResponderEliminar