Translate

13/12/15

Los Monólogos de Rudy en Café Monserrat de San José 524 y en tu propio evento


El Humor de Rudy:
De Página/12 al living de tu casa.




Por Roberto Famá Hernández
Miembro de AINCRIT (Asoc. Arg. de Invest. y Crítica Teatral)

Marcelo Daniel Rudaeff  es médico y psicoanalista y es Rudy, el humorista que trabajó en revistas como Humor®, Crisis, El periodista, y Noticias, que desde el número cero en colaboración con Daniel Paz, hace el chiste de tapa de Página/12, el creador y responsable del suplemento Sátira/12, autor de más de 50 libros y desde hace 9 años monologuista en escenarios o reuniones privadas. Con él conversamos, risas mediante y esto es lo que nos dijo:

Mirá, yo me recibí de médico pero nunca trabajé de médico, ya me formé directamente como psicoanalista y la forma de trabajar de un humorista y un psicoanalista es la misma; no inventamos nada, sino que descubrimos, y te doy un ejemplo: Un tipo tiene que tomar un avión de Buenos Aires a Córdoba, llega tarde y pierde el vuelo, agarra el celular y le manda un mensaje al amigo – Perdí el avión, salgo mañana a la misma hora – Y el amigo le contesta: - no salgas a la misma hora, porque te lo vas a volver a perder. – Esto, ¿no es parecido a lo que un terapeuta le diría a un paciente? ¿Por qué te reís? Te reís porque hay algo que uno descubre, que no inventa, el humor es un sinsentido con sentido, hay algo en el fondo que descubrís; si lo que se ve no está representando ese algo más profundo no sirve. Lo mismo pasa con el psicoanálisis, por eso el salto del psicoanalista al humorista no fue tanto, por supuesto que no es lo mismo interpretarle cosas a un paciente angustiado que viene y se acuesta en el diván que hacer humor sobre la actualidad, pero sí es lo mismo porque estás interpretando. El humor, lejos de negar una realidad, la muestra de una manera que quizás no es menos angustiante, pero es más elaborable.

Como monologuista te llaman para un show de humor en una sala, o para un evento de una empresa o para una fiesta privada y deben querer o esperar de vos cosas distintas. ¿Pensás un humor determinado para cada público, lo improvisas, o tenés elaborada distintas rutinas?

Benedetti dice en un poema: “Uno no siempre hace lo que quiere, pero tiene el derecho de no hacer lo que no quiere” Elijo, dentro del material que yo tengo, que me gusta y que quiero hacer, elijo el que me parece más adecuado para ese evento; digo, acá va mejor este tema, porque les va a gustar más, porque tiene más que ver con esto. Vengo haciendo un show que se llama “Todo sobre mi diván 2015” y el año próximo será “Todo sobre mi diván  Recargado” y tendrá partes nuevas, pero en realidad en este año hice el monólogo muchas veces y no hubo dos shows en que hiciera lo mismo, yo lo fui cambiando. Ahora estoy actuando en el Café Monserrat de San José 524 y ahí mismo hago 11 shows más en febrero y marzo y no vas a ver dos veces el mismo monólogo y tampoco es lo mismo cuando me convocan para un evento particular, de una empresa, o de una fiesta privada.

Ahora, por tu trayectoria en Página/12, a vos te asocian más con el humor político.


Yo creo que el humor tiene ideología desde ya, pero no necesariamente ideología partidista, por ejemplo, dado el nuevo gobierno hoy estamos hablando de que los precios “no aumentan”  sino que “se sinceran” Habrá a quién eso le pueda parecer razonable, a mí me parece un absurdo y desde ese absurdo yo pudo hacer humor y decir: - “me sinceraste el bolsillo” “por favor, no te sinceres más” algunos ya “están llegando al sincericidio” Quiero precios que “me mientan un poquito” - Es decir en eso hay ideología, pero no es necesariamente una ideología partidista, no quiere decir que esto siga la línea de un determinado partido o de otro, a veces sí y a veces no. Yo trabajo en Página/12 desde hace 28 años, no estaba el Kirchnerismo, estaba Alfonsín y Página/12 ha mantenido una línea. Hace poco me entrevistaba Juan Sasturain y veía chistes de 1987 y me decía: - Esto lo podrías publicar esta semana – y es porque tiene que ver con un mismo punto de vista. El humor siempre va contra “el poder”, no contra “el gobierno” Porque si no va contra “el poder” no hay absurdo. Es mostrar ciertos absurdos del poder, ciertos eufemismos, ciertas confusiones, ciertas cosas que el poder hace para perpetuarse ahí donde está. Es imposible no ser político, otra cosa es ser partidista y no es que yo esté en contra del humor partidista; yo lo veo complicado, porque el artista debe ver con ojos de artista y no con los ojos del partido. En mis monólogos hablo de todo, hablo de los vínculos, de las creencias, de que siempre queremos ser escuchado, pero siempre estoy hablando del poder; si digo: “Yo soy hijo único de madre numerosa” también estoy hablando del poder, porque le puedo estar adjudicando poder a esa madre, porque puedo estar diciendo que esa mujer, ella sola, puede ser numerosa.

¿Cómo ves este tema que se ha hablado tanto en estos meses del “mal humor social”, el “enojo de la gente”  “la grieta”?

La palabra “grieta” a mí no me gusta, porque la inventó uno y la usa él, después la popularizó y todos tienen que decir lo mismo. Malhumor hay, sí, por supuesto, yo creo que en todo caso lo que pasó en estos últimos años, es que se puso a flor de piel algo que ya existía y a mí no me parece mal, me parece muy bien que eso pase,  porque lo contrario de eso, es que hay un sentido común para todos, que todos estemos de acuerdo por ejemplo, en que “los precios se sinceran” y si vos decís:  - no, flaco, los precios aumentan, no se sinceran – estás siendo agresivo, estás provocando la grieta. Hubo cierto sentido común muy prejuicioso que en estos últimos años se rompió y es muy saludable que se haya roto, es muy saludable que haya gente que piensa diferente y debate sin necesidad de tirarse piedras, de agredirse. Pensar de formas diferentes y discutir sin dar por sentado, porque los que hablan de la grieta también quieren discutir pero desde el paradigma de ellos; estamos todos de acuerdo que las cosas tienen que ser privadas, a partir de eso podemos discutir que las tiene que manejar tal o cual, ahora si no estamos de acuerdo en que tienen que ser privadas, vos sos un agresivo. Por suerte en estos años aparecieron por lo menos dos sentidos comunes y ojalá hubieran aparecido 15 sentidos comunes, discutir sin dar por sentado que yo tengo razón: Si vos no pensás que yo tengo razón, es porque sos un grieto.


Me despido de Rudy con una sonrisa y me anoto el mail para disfrutar de su humor en cualquier evento: reservas@rudy.com.ar




Sábados 19 y 26 de Diciembre 22 Hs en Café Monserrat de San José 524

No hay comentarios:

Publicar un comentario