Translate

27/12/15

A 28 años de aquel día 28 en que los artistas pagaron la deuda externa


EL DÍA EN QUE LLOVIERON
 DOLARES SOBRE LA CITY PORTEÑA






La idea original fue de los artistas plásticos Alfredo Benavidez Bedoya y Daniel Santoro desde el “Frente de Cultura Arturo Jauretche” del “Movimiento de Renovación Peronista” pero quien dirigió y organizó todo fue el “gran libertario de la escena teatral argentina”  Alberto Ure, con el auspicio de las revistas UNIDOS y CRISIS.


Fue el lunes 28 de diciembre de 1987. Se trató de una gran “performance financiera” en medio de la city bancaria porteña con la participación de actores, actrices, escultores, grabadores y artistas en general, que provocaron una masiva convocatoria de público en la esquina de Bartolomé Mitre y San Martín, con una lluvia de dólares truchos para pagar una deuda externa también trucha, que aún hoy ahoga a la economía argentina, en el día de los “Santos Inocentes”

“ No nos hagamos los inocentes; convocamos a la población a pagar de una vez por todas la deuda externa” 

Anunciaba desde un micrófono un locutor mientras una decena de artistas grabadores, buril en mano, imprimían más y más billetes de verdes dólares artesanales.

“Dólares argentinos para el mundo hechos por nuestros mejores grabadores”

El redoble de un tamboril no dejaba de acompañar el paso de un enorme dragón de papel y madera “Made In San telmo” que escupía dólares con la cara de Gardel en el óvalo del prócer.

“vamos, vamos, que bien disfrutamos de la deuda cuando los nobles acreedores nos prestaron sus ahorros”

También se colocó "una mesa de dinero" y una ruleta para que el público apostara en la "Gran Timba Financiera"  El reparto de dólares se extendió a las calles vecinas en la medida que el público desbordaba las expectativas de los organizadores.

De la mano de Albeto Ure los actores y actrices participantes habían recibido con antelación un par de hojas mecanografiadas por el mismo Ure donde con el título “Texto Básico Para Componer el Discurso Según las Facilidades de Cada Actor”  se daba a modo de guía, muchas frases de alto contenido irónico, como por ejemplo:



“hay argentinos que no se animan a salir a la calle por miedo de encontrarse con un norteamericano en la vereda y que le reclame lo que debemos”

La convocatoria al público en general fue hecha desde días anteriores desde las revistas UNIDOS y CRISIS y con reparto de volantes en la vía pública



Y la convocatoria funcionó muy bien, desde antes de las 14 hs, que era la hora convocada,  la gente comenzó a retirar sus dólares y opinar entre ellos; un joven del público dijo a viva voz:

“Si fuimos tan inocentes de contraer esa deuda, ahora tenemos que ser muy inocentes para pagarla”


Y fue aplaudido por todos. La idea que la deuda externa era trucha y sólo merecía pagarse con dólares truchos había prendido en la gente, se agolpaban para recibir los suyos y se los daban al relator para pagar su parte de la deuda y cuando los actores hacían lo mismo con puñados de dólares falsos, eran aplaudidos por el público:


“A la hora de cumplir con la patria primero los prósperos industriales con 3 millones de dólares”

“Somos los jubilados de La Matanza; aquí tiene 150.000 dólares”

“Somos maestros de Monte Chingolo; donamos 200.000 dólares”

“Somos los cuentapropistas de Once…”

“Somos los niños del jardín de infantes…”

Pasada la hora 17 de aquel 28 de diciembre de 1987 una importante columna de artistas y público llevaron varias bolsas negras cargadas con dólares truchos hasta las puertas del Banco Central y allí las dejaron esperando que José Luis Machinea que estaba al frente de la entidad, pagase con esos dólares truchos la trucha deuda externa.


Graciela Rodríguez se encargó de la prensa y mediante esta gacetilla convocó a los medios, ante todo gráficos, que cubrieron al día siguiente lo sucedido: 





No hay comentarios:

Publicar un comentario