Translate

1/6/15

“Sacco y Vanzetti” Una tragedia profundamente humana y política en el Teatro Nacional Cervantes

“Sacco y Vanzetti”
De Mauricio Kartún



Por Roberto Famá Hernández
Miembro de la Asoc. Arg. de Crítica e Investigación teatral

En el Teatro Nacional Cervantes se presenta “Sacco y Vanzetti, Dramaturgia sumaria de documentos sobre el caso” de Mauricio Kartún con dirección de Mariano Dossena, que nos trae a escena  la tragedia de estos dos anarquistas italianos que en los años 20 fueron acusados de asalto y asesinato en el estado de Massachusetts, Estados Unidos.
Pese a que no había pruebas sobre su culpabilidad,  el que fueran inmigrantes italianos y anarquistas, despertó el odio del jurado y con claras acusaciones racistas los condenan a muerte. El caso despertó inmediatamente una enorme solidaridad internacional y en numerosas capitales del mundo las multitudes salieron a las calles para reclamar su liberación, pero todo fue inútil y luego de varios aplazamientos, en 1927 fueron ejecutados en la silla eléctrica.
Para conocer más sobre la propuesta teatral, hablamos con su director y esto nos dijo Mariano Dossena:

Mariano, me parece que hay dos tragedias que nos conmueven en “Sacco y Vanzetti”; una es la tragedia profundamente humana de estos dos personajes y la otra es la tragedia social y política de la historia y por eso te pregunto: ¿son dos caras de la misma moneda o dos tragedias que se espejan? ¿Cómo se equilibran desde la dirección los acentos en estos dos aspectos?



Para mí lo humano y lo político es lo mismo. Como uno vive es lo político que hace en la vida, lo humano es lo político. Lo que a mí más me conmueve de la obra es la fe de estos dos personajes, el no claudicar de sus ideas, lo demás viene a colación, hablo de la fe en lo que uno cree, en sus ideas y mí me conmueve mucho ese aspecto.


 Sí, hay una escena donde Vanzetti puede salvar su vida si confiesa y pide clemencia, pero en verdad él no quiere salvar su vida, sino salvar su libertad de ser, ¿no?

Sí, está muy bueno eso que decís, porque más allá  de que la obra habla de la burocracia y de la corrupción, habla también de la libertad de cada persona y es uno de los aspectos más luminosos que tiene la obra; la libertad interna, ellos eran espiritualmente libres y no le tenían miedo a nada; no claudican de su fe, no van a pedir perdón porque no lo hicieron,  y saben que esta decisión iba a quedar para la historia y así fue en la realidad.

En ellos hay una fatalidad de la que no pueden escapar y en eso la obra tiene algo de la tragedia griega clásica, ¿no?

Totalmente. Es así, sí. Incluso yo lo hablaba con los actores en los primeros ensayos; les decía que es como si ellos estuvieran narrando la historia, porque al inicio de la obra, como en la tragedia griega, ya se sabe algo del final, porque en el modo en que los arrestan hay algo turbio que vaticina eso; hay otro compañero de ellos, Salcedo, que acaba de morir estando detenido, y lo que hace Kartún desde la dramaturgia es contarnos la historia como una tragedia griega.

Ahora, con Walter Quiroz se que has trabajado antes, te vi dirigiéndolo en “Espectros” de Ibsen y también en “El Otro Judas” de Castillo, de modo que lo conocés muy bien, pero que difícil debe ser elegir todo un elenco para personajes tan fuertes, ¿no? ¿Cómo hiciste?



No, no es fácil, es verdad, pero bueno, algunos actores me vinieron a la mente apenas me fueron apareciendo “las voces” de los personajes. Es una pieza muy brava que necesita justamente de voces potentes, que puedan decir muy bien, es una obra que está muy amparada en la palabra, donde todo se dice, es un juicio, son actas, hay cartas que se leen, en la segunda parte de la obra aparecen diálogos teatrales, pero en la primera parte los actores dicen casi siempre “a público” hay mucha locución hacia la platea.

Bueno, eso de alguna manera, ¿lo implica más al público, lo compromete, lo pone en el rol de jurado, lo hace parte de lo que sucede?

Sí, yo creo que sí. Esto es, al menos lo que nos han dicho, que el público se siente involucrado como si fuera el jurado y que desde ese lugar tiene que definir también y esto también conmueve porque la gente se siente un poco impotente ante lo que pasa, durante la escena de los alegatos nos han pasado cosas muy locas; la gente le ha gritado cosas al personaje del fiscal acusador; corrupto, asesino… Esas cosas nos han pasado, sí. Ha habido funciones muy fuertes en cuanto a reacciones del público por lo que sucede en escena, mucha convulsión.



¿Y cómo te fue en gira?

También, sí, hay algo muy mágico que pasa con la obra y creo que tiene que ver con el texto y con todo lo que se ha armado, es muy activo el público en el interior del país también. Y yo no me imaginé que pudiera pasar eso, porque es una historia que la gente ya la conoce, ya sabe el final y demás, pero aún así la gente participa como si todo sucediese en tiempo presente. Es muy loco lo que pasa, la gente reacciona de una manera que yo no imaginaba y en general se da siempre; aplaude los alegatos, interviene siempre.

¿Y qué te pasó a vos con la obra? ¿Cómo fue que te decidiste a hacerla?

Yo terminaba de hacer “El otro Judas” de Abelardo Castillo y le pedí la obra a Kartún porque quería meterme con una obra que fuese también de autor argentino y trágico, me gustaba “ese viaje” y cuando leí a obra me mató, como lector ya que no sabía si iba a hacerla, y me dejó nocaut, no podía creer como estaba contado y entonces sí, me dije yo esta obra la quiero hacer, pero era una obra compleja para hacer en el ámbito de un teatro independiente y me di cuenta que era una buena ocasión para acercarme por primera vez a un teatro oficial y acerqué la propuesta aquí al Cervantes sin ningún tipo de contacto ni nada, y les interesó, les cayó muy bien, y a partir de ahí a trabajar, casi 6 meses con la puesta y dos meses y medio de ensayos.


“Sacco y Vanzetti, Dramaturgia sumaria de documentos sobre el caso”  cuenta con las actuaciones de: Fabián Vena, Walter Quiroz, Horacio Roca, Monina Bonelli, Maia Francia, Ricardo Díaz Mourelle, Jorge D’Elía, Alfredo Zenobi, Cristina Fernández, Daniel Toppino, Gustavo Pardi y Martín Urbaneja.

Las funciones son de jueves a sábados a las 21.00 horas y los domingos a las 20.30 horas. En el Teatro Nacional Cervantes Plateas 75 pesos. Jueves 60.

No hay comentarios:

Publicar un comentario