Translate

28/2/15

En Auditorio Losada se presenta una nueva obra de Eduardo Rovner


“El hombre lobo”
Dirección Alberto Lecchi




Por Roberto Famá Hernández
Miembro de la Asoc. Arg. de Crítica e Investigación teatral

“El hombre lobo” último estreno de Eduardo Rovner, nos propone una historia muy inteligente que, usando el mito de la licantropía, nos habla esencialmente de la culpa y la violencia y nos deja ver aquello que se oculta en las profundidades más sórdidas de la psiquis humana.

  Un cazador teme haber herido al hombre lobo, pensando que era un animal. ¿Es posible que en esa noche el hombre lobo llegue para vengarse? Es luna llena y todo está permitido. Una extraña mujer y tres cazadores amigos, comparten la escena que lleva a los personajes por caminos disparatados, reflexivos e inesperados.

Es claro que Rovner sabe perfectamente cómo contar esta historia, para que el mito del hombre lobo aparezca no sólo posible sino probable, y es lo que logra desde los primeros minutos de la obra, por ejemplo, dando por verosímiles otros mitos similares en un anecdotario fantástico, que relatan los personajes dándole certeza de verdad a la leyenda. Rovner se juega entre la comedia dramática y el thriller psicológico donde el enfrentamiento por momentos violento entre los personajes masculinos es más especulativo y psicológico que físico, más solapado que explícito, donde las perturbaciones mentales de todos y cada uno de los personajes cobran una enrome importancia.

Pero para llevar a un escenario semejante historia no basta con poner de pié un texto, no se trata de hacerlo palabras sino de revestirlo de la teatralidad necesaria; es decir, crear los climas, aprovecharlos, nutrirse de ellos, poblar de sentido hasta los silencios.  Para llegar al escenario Rovner le cede el lugar creativo al director  y Alberto Lecchi lo tomará para resignificar la obra con recursos teatrales, tan diferentes a los televisivos o cinematográficos que Lecchi maneja excelentemente. 

Sobre el escenario, la palabra escrita debe dejar de ser alfanumérica para ser sonido y también silencio, golpe, mirada, risa, emoción...  Pero lamentablemente es allí donde la obra naufraga irremediablemente, donde no logra ser escénica.


Si bien los tres personajes masculinos principales son interpretados por actores de mucha experiencia y solidez, aquí sus actuaciones aparecen muy débiles, en muchos momentos sin pausas, sin clima y la acción aparece falsificada, donde el personaje del psiquiatra y el notario, por ejemplo, no se diferencian, porque les falta ese aprovechamiento pleno del perfil de cada uno de los personajes que sí veo en alguna medida en el cuarto personaje masculino interpretado por Gabriel Wolff , y ni hablar de la interpretación de Tina Ottaviano a la que claramente no le alcanza con poner el cuerpo. 

Pero no es responsabilidad exclusiva de los actores; es la mano de Alberto Lecchi la que no aparece, la que no encuentra la profundidad expresiva, la que no consigue la teatralidad que el escenario le exige. Un obra de Rovner que merece una segunda oportunidad, porque el texto es lo más rescatable.

Ficha técnica - artística
Autoría: Eduardo Rovner
Actúan: Luis Campos, Miguel Dao, David Di Napoli, Tina Ottaviano, Gabriel Wolf
Vestuario: Mercedes Colombo
Escenografía: Héctor Calmet
Música original: Rony Keselman
Efectos especiales: Eliana Sanchez
Fotografía: Fuentes2fernandez
Diseño gráfico: Fuentes2fernandez
Asesoramiento: EDUARDO MURO ASESOR ESCENOTECNICO
Asistencia de dirección: Zulema Villalonga
Prensa: Simkin&Franco
Producción ejecutiva: Florencia Agrazo, Antonio Chavez
Producción: Pablo Silva
Dirección: Alberto Lecchi

No hay comentarios:

Publicar un comentario