Translate

30/11/14

UNA - Entrevista exclusiva con su Rectora, la Prof. Sandra D. Torlucci

Universidad Nacional de las Artes
(Ex IUNA)



Por Roberto Famá Hernández
Miembro de la Asoc. Arg. de Invest. y Crítica Teatral

La Cámara de Diputados de la Nación, en la misma sesión que dio sanción definitiva a la ley que crea el Instituto Universitario Nacional de Derechos Humanos Madres de Plaza de Mayo, transformó también al IUNA (Instituto Nacional de Arte) en  UNIVERSIDAD NACIONAL DE LAS ARTES –UNA- Este cambio reconoce el lugar central que ha ocupado esta institución en la producción de conocimiento, la investigación, la creación artística y la formación de profesionales, artistas, investigadores y docentes, en el más alto nivel del sistema educativo. Para conocer un poco más de cerca a la UNA, hablamos con su Rectora, la Prof. Sandra D. Torlucci y esto nos dijo:

¿Cómo  viven los estudiantes este cambio, el ya no ser más IUNA y ser ahora Universidad Nacional de Artes?

Las respuestas en general de alumnos, docente y no docentes, fueron de mucha alegría. Y en este momento las expresiones de los alumnos son muy positivas; de hecho, muchos que tramitan su título, preguntan si ya va a salir como Universidad, porque de no ser así, dicen que prefieren esperar, es decir que el deseo de que sea Universidad es mayor que las dudas. Sí, desde luego,  hay preguntas que nos hacen, como si vale lo mismo el título de ahora que el de antes, y decimos que sí, que vale lo mismo. Son pequeñas dudas y confusiones, que nosotros vamos a responder, vamos a acompañarlos, para que no se perturben por el cambio.

¿De acuerdo a la matrícula, nuestros jóvenes, hacia que disciplinas del arte más se inclinan?

Es bastante parejo en general; con un poco más de inclinación hacia las Artes Visuales, que tiene mucha matrícula, pero después tanto Teatro, como Danza, Música o Cine vienen parejos.

¿Y de aquellos primero años del IUNA a hoy, cómo fue el crecimiento de la matrícula?

El crecimiento fue monumental y se emparejó esa diferencia; al principio de todo, si en Teatro por dar un ejemplo, había 500 alumnos, en Visuales había 8.000. Ahora, en este momento, por dar otro ejemplo,  si en Visuales hay 4.000 , en Teatro hay 2.000. Es mucho más parejo, también Danza y Música tienen los números parecidos a Teatro, los mismo Formación Docente, que es el profesorado también, lo mismo Folklore.

¿Por qué se emparejaron las matrículas?

En principio, la tradición de las escuelas terciarias, imponía un ingreso muy excluyente y de cada 1.000 estudiantes que se anotaban, ingresaban 30 y eso es lo que pasa en todo el mundo, hablemos de Cuba, Ecuador, Venezuela, España, incluso Brasil, las que son Universidades, tienen ingresos muy estrictos y no tienen más de 30 o 40 ingresantes por año; nosotros en carreras como esas, digo Teatro, Danza, Música, que siguen teniendo evaluaciones para el ingreso, entran ya cerca de 300 estudiantes; no tienen cupo, pero más o menos es ése el número.

¿Sobre qué cantidad de aspirantes, cual es el porcentaje?

Sobre 1.000 es el 30% La idea nuestra es trabajar hacia la apertura de un ciclo de ingreso, que no va a ser como el CBC – lo aclaro, porque siempre genera dudas – sino que va a ser como un primer año común, que si se quiere es un año orientador, para ver qué carrera, qué especialidad, qué métier y también un año de evaluación, porque hay carreras, como la de intérprete de piano, que requieren formación temprana.  El arte en ese sentido es muy especial; no es un problema de elite, sino de formación temprana para algunas disciplinas como danza clásica, la interpretación de piano o acrobacia, que necesitan tener una formación desde muy pequeños.

¿Hay lugar para que la UNA pueda llegar a otras ciudades del país con seminarios o participaciones por convenio?

Sí, claro que sí; lo estamos haciendo. Como extensión y a veces desde nuestra Secretaría de Desarrollo y Vinculación Institucional, con convenios muy específicos, y lo que hacemos son varias cosas; a veces asesoramos y colaboramos con universidades que quieren armar carreras y ayudamos a desarrollarla. A veces, como el caso de Ituzaingó, que estamos preparando ahora un programa, estamos abriendo tecnicaturas nosotros en acuerdo con el Municipio; y ya esa misma experiencia la tuvimos con el Municipio de Moreno, que ya terminó porque después ya se desarrollan solos, también lo hicimos con Cipolletti y luego quedó en vínculo con la Universidad Nacional de Río Negro, lo tuvimos también con Chubut, con San Fernando, y así vamos armando con lo que nos pidan para armar proyectos. Hay una demanda enorme, sabemos que no se puede satisfacer todo, pero con las Universidades que no tienen carreras de arte y quieren dar un curso o un seminario y también con los municipios que quieran colaborar con estos armados, vamos trabajando. También tenemos un proyecto experimental con Brasil, buscando producir ya con la región.

Hay desde el Gobierno Nacional, una política de no hacer cultura, sino facilitar que la cultura se haga; contrariamente en Ciudad de Buenos Aires, se entiende que la cultura es hacer un megarecital al estilo de “Violetta” y que la gente mire, sin participación activa. Estando la UNA en el ámbito geográfico de esta ciudad. ¿Cómo se lleva con esta contraposición?


Esa es una dificultad inmensa, enorme, por eso trabajamos mucho más con Nación, de hecho con Cultura de Nación tenemos programas conjuntos, incluso estamos desarrollando un programa para capacitar en oficios para las artes en la zona sur de Ciudad, ocupamos el territorio, pero con programas nacionales; no tenemos mucho vínculo con el Gobierno de Ciudad – por no decir, ninguno – tenemos vínculos administrativos, de permisos y demás, pero lo que tiene que ver con el desarrollo de la cultura en cuanto a políticas públicas, no existe. Con Claudio Espector, por ejemplo,  nosotros nos hemos vinculado directamente para trabajar el programa de Orquestas Juveniles y estamos armando un convenio para que terminen con nivel universitario en la UNA, es decir; podemos hacer muchas cosas, pero siempre con apoyo de Nación en territorio de la Ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario