Translate

21/9/14

La obra más representativa de la poética de Arístides Vargas en teatro Pan y Arte

“La Razón Blindada”
De Arístides Vargas



Dos personajes que se encuentran privados de la libertad. El lugar y el tiempo de encierro no son determinados. Cada uno tiene tres horas por semana para comunicarse con otra persona. Durante esos encuentros ponen en marcha su fantasía, creando situaciones de ficción y juego a partir de distribuirse los roles de De la Mancha y Panza. Y a partir de la instalación de estos dispositivos lúdicos circulan por temas que hacen a la civilización: el poder y el ejercicio del poder, los vínculos humanos, la esencia de la comunicación y otros. ¿El juego les permitirá liberarse de una realidad agobiante?

Por Roberto Famá Hernández
Miembro de la Asoc. Arg. de Invest. y Crítica Teatral

 “La Razón Blindada” es, a mi juicio, la obra más representativa de la poética de Arístides Vargas, la más conmovedora; no verla, es ignorar muchísimo de su dramaturgia. Fue su hermano Chicho Vargas, quien padeció la cárcel en Trelew en los nefastos años 70, y recurrió al juego teatral como sanación. Me dijo Arístides en un reportaje reciente que acabo de publicar aquí:

Arístides Vargas
Chicho Vargas y su compañero de prisión se curaban así, salieron de eso que los enfermaba, se fugaban cada domingo, eran felices y libres, fantaseando historias para que la represión y la muerte no les llegara hasta ese pedacito de su ser. Y esa era la razón del juego, una razón blindada, impenetrable para los torturadores.

“Sí, porque los días domingo, mi querido Panza, a las tres de la tarde usted y yo nos fugamos. Y no volvemos nunca más al horrendo lugar del castigo”. “…es importante esto: nunca ocurrió, y recordarlo como lo que nunca ocurrió, eso permitirá que no muera”.

Maravillosamente, en  “La Razón Blindada” el humor está presente permanentemente, bien decía su autor: “Yo abogo por una risa más inteligente, más liberadora, una risa menos condicionada porque te tienes que reír, sino porque realmente es necesario reírse para alcanzar un poco la alegría, que es un poco el trasfondo del teatro”

En la puesta que podemos disfrutar en Pan Y Arte con dirección de Román Caracciolo, el acierto es total; nos llevan a revivir esos domingos de risa y de fantasía, esos espejismos de sanación que, seguramente, se clausuraban al final de la tarde, con oscuridad y silencio.  Caracciolo y los actores Enrique Cabaud y Julián Howard, impecables ambos,  logran conducirnos por ese pasillo desolador que nos lleva de la risa al silencio. Crean esa irrealidad sanadora, nos liberan de nuestros propios fantasmas, porque estos actores no nos muestran sólo la memoria de lo que ocurrió hace casi 40 años años, son el espejo de lo que ocurre ahora en Guantánamo, y en muchas otras cárceles, son los creadores de una irrealidad, que nos permite aliviarnos por un momento de la realidad, de lo que nos pasa ahora como sociedad.

El espacio escénico en esta sala de Pan y Arte no es “a la italiana” debe resolverse a dos frentes y la puesta de Cracciolo resulta visualmente atractiva para cualquier espectador por el manejo inteligente que hace del espacio. Acertadísima elección de vestuario y escenografía de Pepe Uría y una plantilla de luces modesta, pero adecuada de José María Barrios Hermosa.

En síntesis, una versión más que recomendable, que no hay que dejar de ver, para redescubrir la mejor poética de Arístides Vargas, uno de los dramaturgos más representados en toda América Latina. Una cita ineludible con el buen teatro; viernes 20.30 hasta el 31 de octubre en Pan y Arte.

Ficha técnica artística
Autoría: Arístides Vargas
Actúan: Enrique Cabaud, Julián Howard
Vestuario: Pepe Uría
Escenografía: Pepe Uría
Iluminación: José María Barrios Hermosa
Música: Francisco CaraccIolo, Eduardo Lucente
Fotografía: Virginia Arencibia
Prensa: Daniel Franco, Paula Simkin
Dirección: Román Caracciolo

TEATRO PAN Y ARTE
Boedo 876 (CABA)
Teléfonos: 4957-6922

Entrada: $ 80,00 / $ 60,00 - Viernes - 20:30 hs - Hasta el 31/10/2014

Espacio de publicidad:



No hay comentarios:

Publicar un comentario