Translate

2/9/14

"CONQUISTADORAS" Cuando la historia cruza la propia vida

Carolina Calema:
Breve historia de una “Conquistadora”



Se presenta en el Auditorio Losada “Conquistadoras” la nueva propuesta de la dramaturga y actriz española, radicada desde hace años en Argentina, Susana Hornos. Y, bajo la dirección de Julia Calvo, Susana comparte el escenario con la actriz argentina Carolina Calema, que lleva casi 14 años en Europa.
De esta relación de ida y vuelta entre “argentos” y “gallegos” que desde 1492 cruzan “el gran charco” en una u otra dirección, buscando un destino para sus vidas o un sustento para sus familias, nos habla “Conquistadoras” Dos mujeres sobre un ring, queribles y detestables, amigas y enemigas, profundamente humanas, ambas nos muestran cuanto de iguales tenemos cuando queremos diferenciarnos, cuantas veces el “nosotros” resulta excluyente. 
En clave de humor constante, la Galle y la Argento desnudan nuestras pequeñeces, nos muestran el verdadero sentido de la amistad sobre un ring que no es como la vida, pero que se le parece demasiado.



Nadie mejor que Susana Hornos y Carolina Calema para interpretar a estas “Conquistadoras”. Porque la historia las cruza a ellas mismas, sus vidas tienen esa duplicidad de ser de aquí y de ser de allá, o serlo pero no del todo, o quizás, el poder ser de ambas orillas al mismo tiempo ¿por qué no?
La historia de Susana Hornos ya, medianamente, la conocemos; al menos por lo mucho que ha trabajado aquí, sabemos también que estudió arte dramático en su España natal y comenzó trabajando en Zaragoza en la compañía estable del Teatro de Estación donde realizó numerosos montajes de teatro clásico y contemporáneo. Después en Madrid hizo gira por todo el territorio español y trabajó con numerosos directores: R. Ballesteros, Cristina Marsillach... Dio el salto a Argentina en 1999 junto a su esposo, el actor Federico Luppi y les tocó vivir aquí el “corralito” el derrumbe de una sociedad toda y el inmoral naufragio del 2001. Desde entonces su actividad artística se desarrolló a dos orillas.

Carolina Calema ya tenía, además de una formación, una experiencia de escena, cuando con apenas 21 años compró su pasaje a Madrid en enero del 2001, no para irse definitivamente, sino para seguir perfeccionándose allí y volver pronto. Aquí ya se había formado en el IUNA, había estudiado además Mimo con los más grandes. Cursó Talleres de Clown. Había adquirido la técnica de Impro, originada en Canadá, junto a Mosquito Sancineto. También había sido alumna de Julio Chavez, de Julia Calvo, de Carlos March, entre otros, pero quería superarse más aún y fue a buscar en Europa lo que creía que aún le faltaba . El destino quiso que la fecha de su partida marcada en aquel billete de avión fuera la del 27 de diciembre 2001. Y partió con los ojos entristecidos viendo como el país estallaba y los sueños parecían arrugarse en la maleta. Sola, a miles de kilómetros de los afectos, remontar la vida, reconquistar las ilusiones no es tarea fácil, pero la ”Conquistadora” pudo hacerlo. Se radicó primero en Madrid, luego en Roma, allí se especializó en la Comedia del Arte y en el 2006 volvió a Madrid. Recorrió casi toda Europa y parte de África. Actualmente imparte cursos, seminarios y talleres de Expresión Corporal, Teatro y Comedia del Arte en España y hace giras por América y Europa. Pero para conocer un poco más a esta “Conquistadora” y para saber cómo transcurrió ese proceso, la invitamos a una larga charla de café y esto nos dijo:

¿Cuándo y cómo llegaste a la Comedia dell’Arte? Porque de alguna manera vos te encaminaste hacia ella, al hacer mimo, improvisación, clown…

Sí. La Comedia del Arte es una pasión que me nace acá, cuando estaba estudiando en el IUNA. Una de las cosas básicas de la Comedia del Arte es que todos sus artistas sabían muchas disciplinas: canto, baile, acrobacia, esgrima y mucha cultura autodidacta. También es el tiempo donde el teatro se convierte en profesional, donde la mujer empieza a actuar. La Comedia del Arte influye en todo el Siglo de Oro Español, en todo el Teatro Isabelino y en Italia, Goldoni es quien la lleva al papel. Y bueno, todo eso me atraía mucho y era para mí una necesidad tener varios estímulos, no sólo la actuación; por ejemplo, cuando estudié Mimo fue con Ángel Elizondo que se había especializado junto a Decroux y Lecoq; y te enseñaba con todo un concepto a nivel espacial y físico, dividido en materias. Entonces te abría a todo un mundo que también tenía mucho que ver con la Comedia del Arte, desde un lugar más estético y cuando fui a Italia fue un poco ir a la fuente de todo eso.

Y tengo entendido que en Italia, es cuando te encontrás con Pablo Torregiani, otro joven actor argentino radicado en Europa, y creas con él el Teatro di Commedia, para dedicarse a la enseñanza a nivel internacional, mientras ambos siguen trabajando como actores.


Sí, estuvimos dando seminarios en África, en Cuba, Venezuela, Ecuador, en muchas partes… Y acá estuvimos en Mar del Plata, en Córdoba... También con Pablo hacíamos actuaciones; yo hacía “La Celestina” y Pablo “Metamorfósis de Arlequín”

Bueno, ahí, en “La Celestina” incorporas una disciplina más, que es el Teatro de Marionetas, ¿cómo la incorporaste?

Darío Galo, que es el director, es hijo de un titiritero que trabajaba con títeres de cachiporra y marionetas, entonces me propone hacer “La Celestina” con marionetas y títeres de palo. Y yo me dije: no sé, pero aprendo.

Bueno, pero el manejo de la marioneta es mucho más complejo, no es el títere de guante. No es nada fácil. ¿Cómo lo aprendiste? Porque lo haces fantástico.

En realidad, los dos trabajos, el de marionetas y el de títere de palo, que son dos técnicas muy diferentes, fue jugando, porque el objeto, lo que te pide, para que vos le des vida, es que juegues y por supuesto que pongas toda la atención en ese objeto, y que dialogues con él.

Cada vez que venís a Argentina, ¿qué te sorprende de nuestro teatro que en Europa no ocurre u ocurre pero no tanto?

Que todo el tiempo se escupen talentos. En Europa no entienden que uno tiene 20 años y ya escribió. Y lo real es que uno aprende mientras hace. No es que no estudies, que no vayas a las fuentes, pero tenés que permitirte hacerlo. En Europa es muy difícil que entiendan eso.

Y vos te permitiste hacerlo; porque a todo este trabajo, de estudiar a fondo tantas disciplinas del arte escénico, le agregaste también el arte de escribir; sos dramaturga; “Los Nadies” por ejemplo, que te pertenece se ha representado mucho.

Sí, y en noviembre lo voy a estrenar en Madrid. Acá se hizo en Tierra del Fuego, en Córdoba… y se presentó en Colombia, en Venezuela, en Bolivia, en Ecuador, en Bélgica, en Chile… En Chile se estrenó también otra obra mía: “Titanias en el ring”

Pero ahora cuando te encontrás con Susana Hornos, no participas de la dramaturgia de “Conquistadoras”, que queda en manos de ella, como si eligieras mejor que haya un solo oscilador, ¿no?

Es eso, para mi es mejor que escriba una sola y que haya otra persona que dirija porque creo en el trabajo en equipo, repartiendo las tareas, no creo en aquellos que dicen “yo hago todo” no digo que haya un batallón pero si armar equipo de trabajo.

Ahora, desde hace 4 o 5 años, cada tanto venís unos meses, trabajas aquí, luego seguís viaje, pero ¿cómo fue aquel irte por primera vez?

Aunque yo me compré el pasaje en Enero, mi vuelo era para el 27 de diciembre del 2001 y me fui con muchísimo dolor, me fui en medio de los gases lacrimógenos y sin entender nada y no tenía ganas de irme así y llegar allá y que te muestren imágenes terribles y te decís ¿pero qué está pasando? Porque afuera no era claro. Era una cosa terrible, llegaban aviones llenos de argentinos. Y yo he escuchado a pibes decir, papá vendé todo por 3 euros y venite, pero ¿venite a qué? ¿a dónde? Familias partidas, un desastre, hubo mucha gente necesitada y hubo mucho de exageración también, y en medio de eso mi salida del país fue por azar de la vida. Y mis viejos, cuando yo me iba quedando, fue medio un shock para ellos, pero bueno, yo hoy no me arrepiento, porque logré con mis 21 años, crecer de golpe y fue algo que me sucedió, y no que yo decidí, hubo ese momento en que ya estaba allí y me quedé.

Sí, te quedaste, pero no te olvides de volver, al menos cada tanto. Nuestro teatro necesita de artistas como vos.  (Carolina Calema;  es demasiado “argento” para dejarla en Europa.)

Me despido de esta “Conquistadora” y recomiendo muy fervientemente que no dejen pasar la oportunidad de verla: Miércoles y sábados a las 20 en el Losada, hasta justamente el 11 de octubre, un día antes de que se cumplan 522 años del inicio de esta historia de idas y venidas sobre “el charco grande”




CONQUISTADORAS
Ficha técnica artística


Dramaturgia: Susana Hornos
Actúan: Carolina Calema, Susana Hornos
Vestuario: Daniela Dearti
Escenografía: Daniela Dearti
Iluminación: Lucas Orchessi
Musicalización: Studio Khatru
Música original: Leandro Calello
Fotografía: Viviana Porrás
Diseño gráfico: Gastón Ismael Ferreyra
Asistencia de dirección: Rocío Literas, Viviana Porrás
Prensa: Carolina Calema
Producción ejecutiva: Daniel Arias
Dirección: Julia Calvo


AUDITORIO LOSADA
Av. Corrientes 1551 (CABA)
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina
Teléfonos: 4371-9098
Entrada: $ 120,00 - Miércoles y Sábado - 20:00 hs - Hasta el 11/10/2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario