Translate

19/6/14

Uno de los mejores cuentos de Dostoyevski sale a escena

NOCHES BLANCAS
Impecable propuesta de Leo Di Nápoli sobre el cuento de Dostoyevski


Por Roberto Famá Hernández

Miembro de la Asoc.  Arg. de Invest. y Crítica Teatra

En San Petersburgo, durante las últimas semanas de junio, por el solsticio de verano, las tardes se demoran y los amaneceres se apuran; el sol no se pone hasta pasadas las 22 y el crepúsculo parece eterno; nunca la oscuridad es total. En esas noches blancas, Dostoyevski encontró la atmósfera necesaria para hablarnos de  sueños, de soledades eternas, de amores desencontrados, de esperanzas envejecidas y de la felicidad, que resulta efímera como la noche, pero que justifica ver la luz del día. Allí coloca al personaje de El Soñador, un hombre aún joven y solitario que asegura no tener ninguna historia, que persigue sus ilusiones en medio de la pobreza, que asegura no haber conocido jamás a mujer alguna y que en uno de sus solitarios paseos se encuentra con ella; Nástienka. Él, que nunca se había enamorado, descubre que ella lo seduce irremediablemente. Hablan acerca de sus vidas y noche tras noche los encuentros se suceden. El Soñador se enamora de Nástienka aún sabiendo que no debería, porque ella está enamorada de un antagonista ausente, pero el saberse enamorado, le alcanza para escribir la palabra “felicidad” en esa página en blanco que es su historia.



Este cuento (o novela corta) de Fiódor Dostoyevski le dio material a Leo Di Nápoli para una lograda adaptación dramática, que se complementa en creatividad y belleza estética, con el aporte multimedial de dibujos en acción proyectados sobre una luna llena en la noche blanca. Leo Di Nápoli, además, tomó para sí la responsabilidad de la dirección general.
Pero él no está solo en este desafío de llevar a escena la historia y la atmósfera que Dostoyevski imaginó en 1842; cuenta con el talento de Hilario Quinteros, un actor que lleva, literalmente, el teatro en su ADN y, si bien apura un poco el texto cuando monologa pudiendo saborearlo un poco más , sabe perfectamente cómo, cuándo y por dónde camina su personaje, vive su nerviosismo, transpira su soledad, se emociona y emociona con este personaje singular.  A Lucía Calvo, le corresponde ser Nástienka, mecerse entre la timidez y el deseo, enamorar y sentirse enamorada, esperanzarse y sentirse abandonada, columpiarse entonces, entre emociones opuestas, casi encontradas, pero esta joven actriz logra interpretar con éxito todas las contradicciones de esa bella mujer.

Luego de la función hablamos con Leo Di Nápoli y esto nos dijo:



¿Cómo y cuando nace en vos le necesidad de adaptar para teatro este cuento o novela breve de Dostoyevski?

La necesidad apareció hace muchos años, cuando leí el texto y me sentí muy identificado con El Soñador. Estaba en un momento de mi vida en que caminaba al amanecer por las calles, y cuando todo el mundo se levantaba, yo me iba a dormir y sentí una identificación con el texto muy profunda y pasado el tiempo, viendo a una actriz en el teatro, que me había parecido maravillosa, me imaginé como sería Noches Blancas, adaptado para teatro y tome la iniciativa de hacerlo, rescatando cosas muy poéticas y existenciales que tiene la obra, que es lo que trabajé más con los actores y es en lo que quise hacer foco.

Y, ¿Cómo fue el encuentro con los protagonistas? ¿Cómo los convocaste?

Yo a Hilario ya lo conocía; había trabajado con él como actor; en principio, cuando adaptaba el texto pensaba en hacer yo el personaje, pero después me surgió la necesidad de dirigirla y era imposible hacer todo y busqué a la persona que más se identificara con este soñador y fue a Hilario al primero que llamé para hacer la obra. Para Nástienka no fue así, yo a Lucía no la conocía, me llegó su reel y cuando vi sus trabajos y su fisonomía y la conocí personalmente, todo me terminó de cerrar por completo.

La idea de la multimedia, que acompaña muy bien la acción. ¿Cómo fue el proceso creativo en este caso, que se complementa tan bien con la escena? Te lo pregunto así, especialmente porque muchas veces se cae en exceso o superficialidad de este recurso y en este trabajo está, creo yo, muy ajustado. ¿Cómo lo trabajaste?

La obra en sí, tiene mucho texto y como la idea era hacerla bien concreta y que no resulte pesada para el espectador, surgió la idea de jugar con imágenes del estilo de “Caloi en su tinta” que es una estética que te retrotrae justamente al cuento de la infancia y a mí me interesaba contar esta historia, precisamente como si fuera un cuento. Entonces, todo en la obra, desde la escenografía, desde la paleta de colores para los vestuarios, todo, se pensó buscando recrear esa imaginería, de estar viendo una obra de teatro que tenga esa cosa del cuento, ese otro ingrediente más, cuidando que no haya una competencia de lenguaje, en una obra escrita en el siglo XIX, entre lo moderno y lo clásico.

¿Qué tiempo les llevó de ensayo?

Dos años. Si se nota todo lo que hemos trabajado yo estoy contento…

Y sí, el trabajo intenso, el cuidado, el talento, se nota. Por eso recomiendo fervientemente que vean “Noches Blancas” los sábados a las 23 en Pata de Ganso Pasaje Zelaya 3122 (Abasto)

Ficha Técnico Artística:
Actúan: Hilario Quinteros, Lucia Calvo
Autor: Fedor Dostoievski (adaptación: Leo Di Nápoli)
Diseño de Iluminación: Martín Patlis
Escenografía: Victor Salvatore
Maquillaje: Silvina Roccisano
Vestuario: Jennifer Sankovic
Colaboración audiovisual: Daniel Holman, Nahuel Vergara
Diseño gráfico: Pilar Boyle
Producción General: Leo Di Nápoli
Prensa: Prensada Teatral, Comunicación & Gestión Cultural
Asistencia de Dirección: Damian Aurteneche
Dirección y adaptación: Leo Di Nápoli

Funciones: Sábados 23 hs
Pata de Ganso, Pasaje Zelaya 3122 (Abasto)
Reservas: 4862-0209
info@patadeganso.com.ar
Entrada general: $80

Estudiantes y jubilados: $60

No hay comentarios:

Publicar un comentario