Translate

30/5/14

Últimas dos funciones en BS.AS


Estreno de la creativa obra de los chilenos La Fulana: “Say no More”





Por Pía Argagnon Ocampo
Periodista y Socióloga
Fotografías Exclusivas de Rodrigo Salinas

La obra retrata el cotidiano de una pareja anónima y su gato, en su intento de establecer una relación afectiva. Así, los personajes se debaten entre los límites de la libertad y el compromiso, los deseos, prejuicios, pulsiones; conflictos que se transfieren a la propiedad de los objetos y la mascota del departamento.
La propuesta teatral proyecta claramente la atmósfera del disco que usa como sustrato (Say no More, 1996 de Charly García): un lugar caótico, melancólico, con contados puntos de luz y donde las acciones trascurren rápidamente; un retrato sobre la rutina, la individualidad y la sociedad contemporánea. A su vez, el disco SAY NO MORE, interpretado magistralmente en violín por Francisco Moreira, va marcando los puntos de inflexión del relato cual soundtrack.
Un aspecto a destacar es el uso de la narración en décima, propia de la tradición oral del campo chileno, y la incorporación de un narrador fuera de escena. Ambos elementos conviven perfectamente, y adquieren sentido en este original relato urbano propuesto por la dramaturga Carla Valles bajo la dirección de Claudio Fuentes.
En el espacio escénico, adquiere gran presencia la ventana presente en la estructura de la sala, el cual delimita el balcón del pequeño departamento donde las acciones transcurren. El Trailer de la obra, dirigido por Claudio Fuentes y Cristóbal Cvitanic en la dirección de fotografía, logra complementar el escenario exterior de la obra, dando más realismo a la simbólica recreación del salto a la piscina por un Charly excepcionalmente interpretado por Agustín Moya.
Esta obra tendrá solamente dos funciones más: hoy viernes a las 22 hrs. y mañana sábado a las 20 hrs. en la Casona Iluminada (Corrientes 1979, CABA). Un panorama imperdible, que nos acerca a la escena under del teatro trasandino.


Esto es Teatro conversó con Claudio Fuentes, director de la obra, y Carla Valles, a cargo de la dramaturgia:

EET: ¿Cómo se formó la compañía La Fulana?

CF: Nosotros nos conocimos en la facultad, mientras éramos estudiantes en una escuela de teatro. La Escuela en la que nos formamos nos hizo indagar en un nuevo concepto de teatro, que estaba fuera de lo que se impartía en ese momento, impulsándonos a la investigación, la creación de dramaturgias propias y a adquirir también herramientas de gestión cultural.
Así, durante nuestro proceso de formación, fuimos indagando e investigando hasta formar esta compañía. En un principio, éramos una compañía muy insipiente, no teníamos mayores sueños ni metas. Fue como consecuencia del trabajo que fuimos perseverando, nos fue bien y empezamos a concretar nuevos trabajos teatrales, nuevas dramaturgias. Con el tiempo se incorporaron nuevos compañeros y esto fue creciendo hasta hoy, que estamos próximos a cumplir 10 años como compañía, con 8 montajes teatrales y un trabajo activo e ininterrumpido.

EET: ¿Cómo surgió Charly García como un disparador para esta historia?

CV: Yo vine al Seminario Panorama Sur el año pasado, y la idea era traer una idea para escribir durante el seminario. Yo, la verdad, tenía pensado trabajar sobre una obra que ya estaba escrita y que quería revisar, pero cuando me di cuenta que esa no era la idea de ese espacio, tuve que pensar rápidamente en una idea. Justamente, en ese momento, yo estaba escribiendo un monologo sobre Charly, que tenía que ver con el dilema que provoca él como artista: ¿Qué es, es un loco o un genio?, porque finalmente su potencia creativa es autodestructiva. Esa idea, se me juntó con las preguntas que yo tenía sobre el amor: ¿dónde están los límites entre lo sano y lo no sano en una construcción de pareja?, ¿formar una pareja es atreverse a establecerse en un lugar o es un miedo a buscar algo nuevo? Yo me estaba haciendo esas preguntas en ese minuto y Charly me resonó absolutamente porque él traspasa los límites, pero tampoco hay una conclusión en el sentido si es positivo o no ese traspaso. Entonces la obra tiene que ver con eso.

EET: En este seminario Panorama Sur y en el Corredor de Teatro Latinoamericano, Uds. Compartieron con otras compañías, dramaturgos y actores, ¿qué puntos de encuentro Uds. ven en el trabajo que hacen en Chile y lo que hacen otros grupos latinoamericanos?

CF: Bueno, nosotros como compañía nos ha tocado viajar a varias partes y además somos propulsores de un festival, el Festival Santiago OFF, que tiene 3 versiones y que ahora vamos a una cuarta versión. En esas instancias nos hemos encontrado con gestores culturales muy valiosos en el espacio latinoamericano, que están en la misma línea de trabajo que nosotros. Nosotros vemos como una especie de recambio generacional: en un minuto aparecieron muchas compañías y gestores culturales, que están intentando generar una nueva tendencia, donde los códigos teatrales empiezan a ser mucho más pluralistas y menos elitistas. En este encuentro, ha sido fundamental el Corredor de Teatro Latinoamericano: ellos nos han brindado un apoyo enorme para estas presentaciones; y nosotros dejamos las puertas abiertas para que obras compañías vayan a poblar la cartelera de teatro en Chile, como una forma de fortalecer estas redes de apoyo mutuo, autogestión y cooperación que se han ido formando. Yo creo que el cooperativismo y el apoyo entre pares son parte de este recambio generacional que vemos en el escenario teatral latinoamericano.
CV: En el caso de Panorama Sur, quienes participamos en ese seminario formamos una Red de Dramaturgos, que ya ha hecho varias presentaciones en diferentes contextos. Quienes nos reunimos en este espacio vimos la necesidad de conocernos, de saber qué está haciendo el otro, de apoyarnos y hacer cosas en conjunto. Yo creo que ese es un denominador común que nosotros hemos encontrado en los otros gestores latinoamericanos: la posibilidad de trabajar cooperativamente con otros, porque si bien los puntos de vista, las estéticas, las búsquedas son muy distintas, todos compartimos desde nuestra diversidad las ganas de conocernos, experimentar y compartir.

EET: Este trabajo está basado en la experimentación con la décima en un contexto urbano, ¿cómo se dio ese ejercicio de experimentación?

CV: Nosotros empezamos a incluir la décima en el teatro en el 2006, que fue el momento en que incluimos un personaje de una obra en décima. De ahí, empezamos a investigar y a recopilar la décima como parte de la tradición oral, y hemos hecho mucho teatro barrial enseñando lo que significa la décima desde el patrimonio inmaterial. Nosotros primero fuimos usando la décima para contar historias más localistas, para luego ir ampliándola a escenarios más latinoamericanos. Ahora la idea fue usarla fuera del escenario del campo: cómo trasladar la ciudad y contar una historia urbana y contemporánea usando esta estructura.
La forma en que logramos hacer funcionar la décima en este espacio urbano fue sacar la metáfora y llenar el dialogo de una acción cotidiana, pues la décima en el contexto rural narra lo cotidiano a través de la metáforas con la naturaleza. Un segundo ejercicio fue sacarla de la narración oral del pasado, pues ese es uno de los usos tradicionales que tiene. Acá hay narración en algún momento, indudablemente, porque esto es parte del teatro, pero en su más mínima expresión. La idea fue no utilizar el verbo como recurso de rima, para así hablar de forma directa, apoyada en la acción y el presente, que son características del habla urbana. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario