Translate

11/5/14

En “Barbería La Época” Viernes a las 21


“PROYECTO POSADAS”
Una muy creativa propuesta de intervención teatral



 “Hay que convocar a las masas, crear las condiciones para derrumbar el capitalismo y la burocracia de los estados obreros e instaurar el socialismo. Es necesario decir a los seres de otros mundos, si aparecen, que deben intervenir ya, colaborar con los habitantes de la Tierra para suprimir la miseria, es necesario hacerles ese llamado”.
J. Posadas 1968



Por Roberto Famá Hernández
Miembro de las Asoc. Arg. de Invest. y Crítica Teatral

J. Posadas fue el seudónimo político del argentino Homero Rómulo Cristali Frasnelli, quien lideró, en los convulsionados años de los 60 y 70, una línea trotskista que creía que los extraterrestres estaban ya entre nosotros y habían contactado con la Tierra, porque esos seres ya conocían y disfrutaban de una sociedad comunista avanzada. Posadas entendía que eran individuos más evolucionados que habían superado la etapa capitalista, algo así como marxistas interplanetarios y, por lo tanto, había que articular con ellos una solidaridad intergaláctica, un comunismo verdaderamente universal. El Trotskismo Posadista aún existe, aunque mínimamente, en Argentina, y Uruguay.
Andés Binetti dramatiza aquel tiempo y nos sitúa en medio de una reunión clandestina de una célula revolucionaria posadista, que en medio de una peluquería, preparan la bienvenida a su líder. Una naturalización de la violencia armada, la fe en algo superior, la lealtad al líder y la ingenuidad de un joven enamorado, son las cinceladas que, en clave de humor constante, dan forma a una historia contada en dos tiempos: Primero, aquellos años '70, cargados con los rasgos de la militancia y la clandestinidad; y el otro anclado en el presente, que aborda la dramatización de la memoria, a través de un supuesto proyecto cinematográfico.
El lugar elegido por la directora Michelle Wejman para intervenir teatralmente, es la tradicional peluquería museo “La Época” reducto del singular “Conde de Caballito” (Miguel Ángel Barnes) lugar reconocido como sitio de interés cultural por Nación y Ciudad. Ya ingresar allí es un verdadero pasaje en el tiempo; inteligentísima elección, entonces, de esta joven directora teatral que logra un trabajo “de puesta” impecable, aprovecha todas y cada una de las exquisitas particularidades del lugar: espacios estrechos, multiplicidad de espejos y abundancia de objetos antiguos y despliega allí una puesta dinámica, con un elenco integrado por artistas jóvenes, algunos con más o menos trayectoria como David Ledezma, de quien, al menos yo, no tenía referencias, pero de muy prometedora presencia escénica, junto a otros más experimentados:  Malala González, o a Fabián Caero, por ejemplo, a los que hemos disfrutado en distintas obras, en variados escenarios, con mucho batallar, talentosísimos todos, muy parejo, excelentes de principio a fin, con ágiles y divertidas interpretaciones de todos sus personajes.   



Luego de la función hablamos con Andrés Binetti y esto nos comentaba el autor de Proyecto Posadas:

¿Cómo nace en vos la necesidad de escribir esta obra?

De la necesidad de reflexionar lo político en la Argentina. Y encontrar una imagen como el posadismo, que tiene una vocación y sobretodo una fe. Es el grupo, al menos para mí, que encarna la fe dentro de la política. La hipótesis de Posadas, que es real, que se dice en la obra de la evolución, es, en términos científicos, perfecta. No tiene discusión, si existen seres extraterrestres, necesariamente tienen que ser comunistas, porque su sociedad evolucionó de tal manera que si pueden construir naves que viajen por el espacio, deben haber llegado al comunismo.

Y en tu proceso creativo ¿tuviste la oportunidad de entrevistarte con el hijo de Posadas?

No, no quise. Yo entiendo que la obra es un homenaje, pero me pareció que desde el arte. Debía hablar desde un lugar más impune, para que no fuera un homenaje  en términos políticos, porque clausuraría la idea de repensarlo.

Tu teatro no es un teatro histórico, pero siempre está contextualizado en un tiempo histórico. ¿Seguís un proceso de investigación histórica antes de escribir?

Sí. Hay una premisa de Kartun, de quienes la mayoría hoy somos discípulos,  que nos dice que “no se puede escribir de lo que no se conoce” Entonces, siempre uno investiga una época con un corrimiento, no tratamos de copiarla, sino de hablar de ésa época, pero desde el presente, para darle verosimilitud pero no testimonio. Porque es imposible en teatro dar testimonio; siempre es mentira el teatro; eso es lo lindo del teatro: una mentira que parece ser verdad.

Esta pieza de Andés Binetti, confiada a la dirección de Michelle Wejman, es, entonces, una cita ineludible con “nuestro nuevo teatro” Aquel que nos propone toda una generación de autores, actores y directores jóvenes que, con talento, mucha audacia y una mirada más despojada de preconceptos, se impone desafíos muy creativos y encuentra los modos y las propias herramientas para superarlos. Los viernes a las 21 en Guyaquil 877 en Caballito (CABA)



Ficha artística técnica:
Actúan: Malala González, María Eugenia Álvarez, Laura Igelko, Fabián Caero, Geraldine Lapiduz, David Ledezma
Vestuario: Ana Algranati, Celina Barbieri
Fotografía: María Belén Cobas
Diseño gráfico: Florencia Cuello
Trailer: Rodrigo González, Luli Di Pasqua
Prensa: Marisol Cambre
Asistente de dirección: Yesica Wejcman
Dirección: Michelle Wejcman
Dramaturgia: Andrés Binetti

Los Viernes de mayo, junio y julio 2014, a las 21hs, en la mítica Barbería La Época, ubicada en Guayaquil 877 (en el barrio de Caballito)Buenos Aires  - Argentina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario