Translate

15/4/14

El Teatro en el mundo: Hoy reportaje exclusivo con Tomás Afán Muñoz


Tomás Afán Muñoz
Un prolífico y multipremiado dramaturgo español que aún no tuvimos oportunidad de aplaudir en nuestra cartelera, aquí en reportaje exclusivo.



Tomás Afán Muñoz  es un joven dramaturgo, actor, director y productor teatral español, que ha recibido no menos de 20 premios por sus obras de teatro para adultos, infantil y juvenil y que hoy queremos presentar a nuestra gente de teatro.
Tomás se anima con temas como la muerte o el sexo sin caer en desbordes y se mueve cómodo tanto en el absurdo, como en lo surrealista o el naturalismo y parece preferir la comedia para mostrar siempre un trasfondo crítico.  
A sólo tres años del atentado del 11M en Atocha, se animó a presentar su obra “11 Miradas” con los sobrecogedores testimonios de quienes sufrieron de una manera u otra la tragedia: protagonistas directos, indirectos y colaterales que se entrelazan en sus historias, y ganó, por esta obra, el Premio Palencia de Teatro 2006.
Recientemente ha recibido, por otro de sus títulos  "En Casa de Muñecas" el XII Premio Martín Recuerda, compitiendo con 123 obras que concursaban.  
En esta creación nos propone el “pirandeliano” recurso del “teatro dentro del teatro” y nos traza un paralelo muy interesante que el mismo autor define así:

“…por un lado la historia de una chica que ha obtenido un alojamiento en una vivienda a cambio de mantener regularmente relaciones sexuales con el dueño de la casa. Tras un primer momento de tensa incertidumbre la chica se ve abocada a consumar su contraprestación, llegando a generarse entre ella y su arrendador, con el paso de los días, una extraña cotidianidad.
Por otro lado, en una trama paralela, la misma chica, que es actriz de profesión, o aspira a serlo, se encuentra en un proceso de ensayos de la obra “Casa de muñecas” de Ibsen, en la que encarna a Nora, la mujer arquetipo de la rebeldía femenina contra la sociedad paternalista de su tiempo. Pero en el proceso de creación y definición del personaje, la actriz, a juicio de la directora de la obra (una mujer severa y exigente, que no duda en utilizar tácticas poco éticas para estimular a sus actores), es incapaz de comprender e interiorizar la fuerza y la rebeldía de la audaz Nora. La chica, en cualquier caso, se esforzará, con ayuda de su compañero de reparto, en hallar las claves para llegar a encontrar su personal Nora en la particular  “Casa de Muñecas” que es su propia vida.”

Pero para acercarlo un poco más a los directores y elencos de nuestro país, le pedimos un reportaje exclusivo y esto es lo que hablamos con él:

¿Cómo nace la idea de trazar el paralelo entre la Nora de Ibsen y la actriz de tu obra?

Hace unos años leí una noticia acerca de una nueva modalidad de contrato o acuerdo que se estaba extendiendo sobre todo por las grandes ciudades, se trata del sexo a cambio de alojamiento.  Me apetecía escribir acerca de aquello.  Un tiempo después a raíz de una convocatoria, recuperé aquel tema para realizar un proyecto de texto a desarrollar.  A la hora de definir las características de los personajes, pensé que el perfil de una actriz o de una aspirante a actriz que llega a una gran ciudad, y que apenas cuenta con medios para mantenerse y que además está inmersa en un proceso de ensayos para representar a Nora de “Casa de Muñecas” un arquetipo de rebeldía femenina, me resultaba muy útil para agudizar el conflicto interno entre el personaje protagonista y su situación.

Aquí, por su obra  "En Casa de Muñecas" 
recibe el XII Premio Martín Recuerda
El siglo que las separa ¿en que las diferencia?

En mi obra la mujer, la actriz, que está ensayando el personaje de Nora, se supone que vive en una sociedad mucho más avanzada, en la que los derechos de las mujeres han alcanzado cotas inimaginables cien años atrás (al menos entre las clases acomodadas occidentales). Sin embargo la  protagonista de mi obra vive en una realidad en la que la deshumanización, la manipulación y la explotación de un modo presuntamente consentido, condiciona su vida, como la de muchas mujeres, en parte debido a la precariedad económica o a otras circunstancias.

En 1879 Ibsen escribe “Casa de Muñecas” y se le acusa de feminista. Diez años después Strindberg presenta “Padre” y “La Señorita Julia” donde desborda su misoginia y es perseguido por grupos feministas. Hoy, a más de cien años, ambas obras se siguen representando en todo el mundo. ¿Existe hoy un teatro preocupado por los temas de género?

La verdad es que no soy un especialista, no sabría determinar con precisión si existen en los diversos panoramas teatrales un número significativo de obras teatrales relacionadas con la problemática de género.  Pero me da la impresión de que el número de obras dedicadas a esta temática no se corresponde con la relevancia social de esta materia, y en ocasiones cuando se plantean obras que indagan sobre tales conflictos lo hacen desde perspectivas simplistas o unidireccionales.

Aunque no seas un especialista, simplemente desde tu visión personal: ¿Qué temas preocupan hoy a la dramaturgia española? ¿Influye la crisis económica en las temáticas que se abordan?

Yo, en realidad, vivo en una pequeña ciudad del sur, un tanto apartado de los centros teatrales más importantes de España, pero percibo un momento significativo, en el que la administración por razones presupuestarias, ha dejado de tutelar la creación escénica, y en consecuencia, al lado de un teatro basado en títulos clásicos o en referentes comerciales que tratan de cobijar a un importante número de profesionales, coexiste un teatro que surge de un impulso de mucha gente que necesita expresar su percepción social y que a la vez sirve de cauce expresivo y de búsqueda de nuevas fórmulas de producción.

En toda futura representación escénica de “En Casa de Muñecas” ¿qué cosa debe ineludiblemente atender quien asuma la dirección? ¿Qué debe mirar primero?

En esta obra metateatral, además de intentar entablar un diálogo, desde la distancia en el tiempo, con la protagonista de  “Casa de Muñecas” de Ibsen, convergen diversos elementos tales como: una reflexión sobre la naturaleza y la utilidad del medio teatral, una mirada a la realidad social, o una visión a la vez cruda e inocente del sexo, entre otros temas, bajo los cuales subyace asimismo cierta poesía.  Pero es también “En Casa  de Muñecas” una obra de personajes, en la que los 4 protagonistas del texto, con sus miserias y sus contradicciones, dejan entrever, no obstante, su humanidad, su vulnerabilidad, su voluntad de progresar, de mejorar.  Supongo que una puesta en escena de la obra debe tener en cuenta estos elementos.

Los elencos o directores teatrales de Argentina que quieran representar “En Casa de Muñecas” cuentan con alguna copia del texto en la Asociación Argentina de Autores (ARGENTORES) o pueden ponerse en contacto contigo, en alguna dirección de E Mail para conocer el texto?

El texto no se ha editado aun, en el mes de junio está previsto que aparezca el libro.  Por supuesto que cualquiera que tenga curiosidad por leer la obra, puede ponerse en contacto conmigo y se la enviaré con gusto.  Mi dirección de correo electrónico es tomasafan@hotmail.com


Le agradecemos profundamente a Tomás habernos concedido este reportaje exclusivo y ojalá sirva para ver muy pronto “En Casa de Muñecas” u otra obra de su autoría dentro de la cartelera teatral porteña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario