Translate

23/6/13

Impactante propuesta en el teatro Del Arte Facto




MI UNICO MUERTO: EL CHE

¡Póngase firme y apunte bien! ¡Va a matar a un hombre!
(Últimas palabras atribuidas al Che dirigidas a su asesino Mario Terán)

Por Roberto Famá Hernández
Miembro de AINCRIT (Asoc. Arg. de Invest. y Crítica Teatral)




Mario Terán, aquel soldado boliviano que asesinó a sangre fría al Che Guevara, el día 9 de octubre de 1967, en la escuela pública de La Higuera, en Bolivia, es, 40 años después, un anciano indigente que vive ciego, atormentado, hundido en el alcohol, temiendo que alguna venganza lo alcance. Para ese entonces llega a Bolivia la denominada “Operación Milagro” que fue una amplia campaña humanitaria del gobierno de Cuba, con intención de operar gratuitamente a miles de latinoamericanos pobres víctimas de cataratas y otras enfermedades oculares, y a esa mano solidaria acudió Terán, conducido por su hijo, buscando que los médicos cubanos le devuelvan la vista.
Esta es la historia real en la que se basaron Fabio Tiberi y María Verónica Arroyo Goyaga, para escribir “Mi único muerto; el Che” resultado final de un trabajo de investigación que los llevó a tomar contacto directo con campesinos bolivianos, algunos de ellos testigos presenciales, que brindaron testimonio de los hechos y recorrieron los mismos territorios que el Che: Quebrada del Churo y Abra del Picacho y la Escuelita de La Higuera. Así, luego de más de un año de trabajo, completaron el texto que la Compañía Mixto Teatral  presenta todos los viernes a las 23 en el Teatro Del Arte Facto, de Sarandí 760 (CABA) bajo la dirección del mismo Fabio Tiberi, que interpreta acertadamente al Che en sus últimas horas de vida, mientras María Verónica Arroyo Goyaga, es quien encarna a la Directora del Centro de Salud “Operación Milagro” donde cuatro médicos atienden a más de cincuenta personas por día.
Alternando entre estos dos tiempos de la vida de MarioTerán, separados por 40 años, transcurre esta obra, que pone en realce la diferencia entre las ideas que llevaron a Terán a asesinar a sangre fría a un hombre desarmado y las ideas del Che, que era médico y que ordenaba a los hombres de su guerrilla, que atendieran por igual a sus compañeros de armas, que a los soldados enemigos heridos. El texto es dinámico, emotivo, sin caer en golpes bajos, ni en tentaciones demagógicas; no le hace falta; porque nos muestra ese contraste de ideas desde la perspectiva humana en toda su dimensión, con sus miserias y grandezas y cuando esto está logrado, lo político y lo social, ya queda dicho sin añadiduras.
Las actuaciones son esmeradas en todo el elenco, pero un párrafo aparte para destacar dos trabajos; uno es el de Tito Cancino interpretando a Terán, que supera ampliamente el desafío de pasar de uno a otro tiempo en la vida de este personaje, con absoluta verosimilitud. Del mismo modo Héctor Díaz le impone a su interpretación del Coronel Zenteno Anaya tal verdad escénica, que logra un nivel de dramatismo excelente, especialmente en la escena junto a la maestra Lucrecia Carrillo (Julia Cortéz).
Lamentablemente ayuda muy poco la realización escenográfica, que resulta dificultosa  para los diferentes cambios que la obra plantea, y obliga a movimientos escénicos excesivos y prolongados segundos de transición que dispersan y que podrían evitarse.  Contrariamente la música original y los efectos de sonido de Diego Dzikovski, son el recurso más acertado que suma a esta arriesgada puesta de Fabio Tiberi. Con él hablamos luego de la función y esto nos contaba:


RFH: - ¿Podemos decir que estás mostrando al Che desde su opuesto al contar a Terán?

FABIO TIBERI: - Creo que es contar un pedazo de la historia, sí, desde otro punto de vista; desde el lado del antihéroe porque nos pareció interesante abordarlo así.

RFH: - ¿Cómo fue el trabajo de investigación en Bolivia?

FABIO TIBERI: - Fue un viaje de casi tres semanas por Valle Grande y en todos los lugares donde estuvo el Che. Fue muy interesante entrevistar a los campesinos que fueron testigos y que han vivido aquellos días del 67, que han visto como su pueblo, La Higuera, fue sitiado por el ejército boliviano. Un pueblo que no tiene más de 40 habitantes, de pronto sitiado, con disparos todo el tiempo, y nos dieron su testimonio sobre lo que vivieron y es muy interesante, porque entre los distintos relatos, uno puedo ir armando en la cabeza lo que realmente pasó y que no cuentan los libros.

RFH: - ¿Y cómo fue el trabajo de ponerle palabras al Che?

FABIO TIBERI: - En la obra incluimos un intertexto;  algo que escribió Ernesto Guevara en África, en el Congo que se llama “La Piedra” que escribe cuando se entera que su madre ha muerto, y básicamente se plantea algo muy shakesperiano, si llorar o no frente a sus soldados, el mostrar o no su sensibilidad en un hecho tan doloroso como la muerte de su madre, y todo lo que hay detrás de eso; los recuerdos de su madre, también de su esposa. Entonces nos pareció que para esta obra, estaba bueno tomar al Che en su plano más humano, como persona y no como mito. La persona está ahí, en esos textos, es el que escribe esos textos tan profundos que nosotros nos tomamos la libertad de sumarlos en parte porque quisimos que hable él y no poner nosotros palabras en su boca.

RFH: - Sí, toda la obra habla más de Ernesto que del Che.

FABIO TIBERI: - Sí, nos parecía justamente que debía ser eso. Del mito ya se ha dicho bastante, muchos libros, mucho cine; ahora, sobre la persona… Recién ahora aparecen cosas, como el documental de “La Huella…” que habla de Che como médico. Era la idea abarcar desde otros ángulos a una persona tan rica y tan compleja.

RFH: - Hay un trabajo también en la composición de los personajes, de incorporar los regionalismos y hasta el idiolecto de los personajes.

FABIO TIBERI: - Desde el casting hicimos hincapié en convocar actores y actrices que tengan capacidad para la composición vocal de los personajes; porque nos parecía importante respetar el habla de cada personaje para darle una cuota más de realismo a una historia que tiene sus bases en un hecho histórico.

RFH: - ¿Qué significa hoy la figura del Che?

FABIO TIBERI: - Mirá, quizás suene un poco trillado lo que voy a decirte; pero creo que lo importante es que cada uno encuentre su propio Che, está bueno leer, está bueno investigar sobre este hombre, y está bueno que cada uno haga su sinopsis, su resumen y ver que le pega a uno de la figura de Ernesto. Te puede pegar por el lado político, por el lado humano, a mi lo que me inspira el Che es coraje. Cuando estuve en el Piletón de Valle Grande donde exhibieron su cadáver, el Che me hizo ver que las cosas son posibles y que si hay que dejar la vida en un ideal, hay que hacerlo.

Ficha técnica artística
Autoría:
    María Verónica Arroyo Goyoaga, Fabio Tiberi
Idea:
    Darío Odriozola, Fabio Tiberi
Actúan:
    María Verónica Arroyo Goyoaga, Erwin Berzain, Héctor Cancino, Lucrecia Carrillo, Héctor Diaz, Marcelo Lazarte, Christian Petersen, Norberto Portal, Fabio Tiberi
Vestuario:
    María Verónica Arroyo Goyoaga
Escenotécnia:
    Ricardo Sassone
Audiovisuales:
    Israel Izquierdo, Sol Ticera
Música original:
    Diego Dzikovski
Diseño gráfico:
    Darío Odriozola
Asistencia de dirección:
    María Verónica Arroyo Goyoaga
Prensa:
    Ayni Comunicación, Romina Pomponio, Damian Rovner
Puesta en escena:
    Norberto Portal
Dirección:
    Fabio Tiberi

Duración: 80 minutos
TEATRO DEL ARTEFACTO
Sarandi 760 (CABA)

No hay comentarios:

Publicar un comentario